Cuáles podrían ser los principales errores en el proceso de selección de personal.

Este artículo te servirá para que comprendas que en muchas ocasiones podrías pensar que tú no eres adecuado para los trabajos que postulas, que tienes problemas y que sientes que tu autoestima se está liquidando tras unas cuántas respuestas de “gracias por… lamentablemente”. Pero en honor a la verdad, debes saber que en ciertas ocasiones (y obviamente no todas) el proceso de selección y reclutamiento de personal podría partir mal desde el inicio, quedando seleccionado el candidato menos adecuado para el puesto.  Aquí te contaremos algunas causas para que puedas entender cómo funciona el proceso mismo:

Principales problemas:

– Poca claridad o falta de definición del cargo en el “descriptor de cargos” del manual de la empresa.

– Por lo anterior, a la hora de solicitar al profesional (a través del requerimiento –requisición), en los buscadores que tenga la organización, la publicación saldrá débilmente definida, postulando una gran variedad de perfiles, para el cargo.

– Poca claridad de lo que desea el mandante, en este caso “el jefe” (por ej. desea que haga muchas cosas por el menor costo, absorbiendo distintos roles en uno), y esto para obviamente, recortar presupuesto.

– Mala interpretación del Psicólogo seleccionador a la hora de recibir la petición de búsqueda (requisición) del jefe a cargo. No supo oír las prioridades del jefe, no captó la “esencia” de lo que se desea para ese puesto. Muchas veces el jefe buscará un “híbrido” de distintas profesiones o roles, por lo que el psicólogo debe ser bastante flexible para la búsqueda.

– Presiones de parte de la jefatura a área de selección, lo que genera que los psicólogos realicen un deficiente primer filtro y de ahí en adelante todo defectuoso, ya que actuarán a “contra reloj” y en vez de no presentar, prefieren presentar candidatos muy débiles.

– La gerencia o jefatura muchas veces sub -valora el puesto buscado, no pagando lo que realmente vale el profesional o puesto buscado. Y esto se da sólo porque la empresa desea “ahorrar” en su capital más importante: sus profesionales.

–  Limitación en los buscadores de trabajo, el área de selección no tiene otros canales de reclutamiento, quedándose en la “zona de confort”, prefiriendo publicar donde siempre lo han hecho. Y en muchas ocasiones, no todos los profesionales o especialistas buscan en los mismos lugares donde las empresas publican.

– Manipulación de instrumentos por parte de los postulantes. Como ya te habrás enterado, muchos portales en Internet te ofrecen las respuestas de los test psicológicos, por lo que no es infrecuente, que existan postulantes que manipulen la información. Un buen psicólogo, desde nuestro punto de vista, debe aprender a ver más allá de los resultados de los test que aplique, debe cotejar sus resultados con la suma de su propia percepción, es decir, debe saber sumar los principales factores observados, por ejemplo, muy importante es lo que diga su postura corporal, manifestación de ideas claves, cómo comunica su experiencia, etc. Por lo tanto, estudiar las respuestas, es lo más malo que podría hacer el postulante, pues está fingiendo ser alguien, y podría ser el adecuado en los resultados, ser aceptado para el puesto, pero a corto o mediano plazo, esta persona mostrará su verdadera esencia tal vez contraria a la cultura de la organización. Obviamente, la responsabilidad recaerá en el profesional a cargo de la selección de los postulantes, ya que es quien da la recomendación y evalúa que es realmente apto.

– Subjetividad de los psicólogos a la hora de entrevistar. Esto creerás que no es posible pero si lo es, porque no? Todos somos seres humanos, aunque no estamos aceptando el hecho, pero lamentablemente un día te podría entrevistar un psicólogo (a) que “anda con el pie izquierdo”, por lo que su disposición a la conversación, que espere que te relajes y te sientas cómodo para iniciar las preguntas, no podría darse. La entrevista es corta, mala y pudiste haberte sentido que no te dio la posibilidad de explayarte lo necesario para que mostraras lo mejor de tu persona. No sólo psicólogos, muchos otros trabajadores, no logran dejar sus problemas personales de lado, los llevan al trabajo y con esto obtienen consecuencias como las descritas. Insistimos, no todos tienen esta mala praxis, pero sí hay excepciones…

Esperamos que nuestros puntos te hayan servido para entender de forma global cómo es el proceso y que en algunas ocasiones, no serás tu el problema, y todo lo contrario, tal vez se están perdiendo a un excelente profesional, por todos “estos baches” quedarás afuera de algunos procesos. Ojo, pero también existe la posibilidad que tu no te hayas preparado de la mejor forma para la entrevista, te quedaste en blanco y tus nervios te jugaron una mala pasada. También debes ser responsable y autocrítico.

Si quieres más ayuda, no olvides de escribirnos a info@tumejor-tu.com

Entradas recientes