10 Consejos para un recién titulado

Si bien este no es un ABC de lo que debes hacer cual tabla de mandamientos, ya que todos tenemos experiencias distintas, estos podrían ser datos útiles, ya que si no tuviste un mentor en la universidad que te guíe por esta nueva etapa, estos consejos podrían hacerte sentido en algún minuto:

  • Si quieres hacer un Postgrado (Magíster, MBA, etc.) es aconsejable que lo desarrolles cuando tengas tres o más años de experiencia laboral, ya que en ellos se habla de distintas experiencias, casos prácticos y en los que el criterio profesional prima para adquirir y/o reforzar estos nuevos conocimientos. El postgrado trae consigo aumentar tus redes de contacto y actualizar conocimiento.
  • No te compares con compañeros de universidad, ya que al egresar y comenzar a trabajar todos tienen ritmos distintos, y redes de contacto diferentes (buenas o malas). Si comienzas a compararte puedes caer en la desesperación por nivelarte o “ser mejor que los otros”, o simplemente puedes caer en el absurdo de mentir para sentirte el mejor. Sólo desea éxito para todos.
  • Evitar actuar en manada, es decir, evita hacer lo mismo que hace tu grupo de amigos de la universidad, como por ejemplo postular a los mismos procesos de selección e incluso llegar acompañado. Es necesario que comiences a actuar como tu propia empresa, sabiendo tus propias fortalezas y debilidades, pudiendo negociar individualmente.
  • Al comenzar tus primeras búsquedas de trabajo, si te ha costado encontrarlo (más de un año buscando) acepta lo que te ofrezcan, pero siempre y cuando se trate de un puesto relacionado a tus estudios o bien, que con el tiempo y los conocimientos adquiridos te den la oportunidad de poder llegar a ocupar el puesto deseado.
  • Deja atrás la etapa de estudiante, donde podías no ir a clases si no tenías ganas, o mostrar tu enojo con el profesor si algo no te parecía. Estas en una nueva etapa, la de la maduración personal y profesional, donde debes demostrar que estás ahí para aprender, para recibir retos si te has equivocado, para recibir nuevos conocimientos de tu profesión, entre otros elementos. Nunca hagas “pataletas” o faltes el respeto, te puede costar el despido y la fama de una persona temperamental e inmadura.
  • Algo que me enseñaron mis padres, nunca dar a conocer tus nóminas de sueldo con tu familia o entorno cercano, sólo si es necesario hazlo, de lo contrario resérvate este dato, ya que darlo a conocer puede acarrear críticas, reclamos, envidias, competencias, etc.
  • Si comenzaste a trabajar y ves que has pasado los tres meses de prueba (o seis según el caso) pasando a contrato indefinido, con esta estabilidad necesaria y si continúas viviendo en casa de tus padres, es un deber de tu parte aportar en lo que sea para el hogar, como por ejemplo pagar algunas cuentas (luz, gas, agua, teléfono, etc.) o simplemente ofrecer tu ayuda. Ya eres un adulto con derechos y deberes, y unos de estos deberes es ser un aporte económico para tus padres y obviamente, es hora de agradecer todo el apoyo de tu familia.
  • Nunca entregues los originales de los títulos obtenidos, asegúrate de sacar copias y entregarlas a tu empleador certificadas ante notario. Guarda en un sitio donde sepas que están todos los certificados de estudios que seguirás obteniendo en el tiempo. Es importante que seas ordenado con tu formación profesional. De igual forma procura guardar mes a mes tus colillas de sueldo, contratos, etc. Estos te servirán siempre.
  • Al trabajar te darás cuenta que en la etapa de universidad sólo aprendiste el índice de tu libro, y que con las “horas de vuelo” (experiencia) se construye el contenido del libro. Muchas veces lo aprendido en aula no es lo que ves en el terreno mismo, no hay tanto apego a “métodos” , autores o teorías, por lo que trata de no oler a libro y moldear lo que sabes a lo que ves y lo que se te está enseñando en el trabajo.
  • Moldea tu conducta a tu nuevo entorno de trabajo, no actúes con soberbia ante lo que sabes, si es tu caso el haber sido el mejor de tu generación en la universidad, porque cuando comienzas a trabajar a nadie le interesará qué notas obtuviste o si tu tesis fue la mejor en años. Sé paciente, humilde y conviértete en un buen elemento para tu equipo de trabajo.
  • Adaptate rápido a estos “tiempos de crisis“, hay muchos despidos pero también se abren nuevas oportunidades en el mundo laboral, por lo que no tiendas a verlo todo oscuro, caótico o negativo, transforma estas “crisis en oportunidades“.

Si necesitas más info, apoyo o un mentor con el que deseis comunicarte, escríbenos! Te deseamos Exito!

Tumejor-tu  |  Metas Claras para el Exito   |   660 04 34 90 – info@tumejor-tu.com

Entradas Recomendadas