El Emprendedor, primera parte.

Un emprendedor es una persona que diseña, lanza y pone en funcionamiento un nuevo negocio. ​

El emprendimiento es la capacidad y el deseo de desarrollar, organizar y manejar un negocio junto con sus respectivos riesgos, y con el fin de obtener una ganancia.

Mientras que la mayoría de las definiciones de emprendimiento se centran en el lanzamiento y puesta en funcionamiento de un negocio debido a los altos riesgos que implica el lanzamiento de una start-up, una porción significativa de los negocios tienen que cerrar debido a la falta de financiamiento, malas decisiones de negocios, crisis económica, falta de mercado, o una combinación de todas estas circunstancias.

(Fuente: Wikipedia)

Tipos de emprendedores definidos por Tu Mejor Tu (1era parte)

El emprendedor convencido: Este tipo podría sentirse muchas veces como la única persona que cree en su proyecto, a ojos cerrados sabe que “es el mejor en lo que hace” pero lamentablemente no quiere oír a su entorno y no quiere reconocer que su idea es una mala idea, sin pies ni cabeza y lo más importante sin una base sólida de la cual partir. Es muy fácil reconocerlos, tienen un discurso estilo eclesiástico frente a sus feligreses, pero no les interesa si hay recepción en su discurso, sólo quieren hablar de lo que hacen o lo que harán sin interesarse en las opiniones. Terminan agotados de tanto hablar.

El emprendedor exitoso: Es una raza digna de admiración, su éxito sí se debe a la voluntad diaria puesta en el trabajo, en los días casi sin dormir trabajando en lo que realmente considera su sueño hecho realidad.  Tuvo la visión de futuro y de negocio tan clara, que el desarrollo de su plan de negocio desde el inicio entregaba bajas barreras de entrada en el mercado. Una verdadera creatividad, un negocio tan distinto que al oírlo ya estabas convencido de su éxito. Un personaje realmente involucrado en su idea, asertivo y con un discurso soberbiamente persuasivo. Cuenta con un equipo de personas cualificadas y muy comprometidas con su persona, pues más que un jefe, te dirán que lo ven como un verdadero líder.

El emprendedor motivado: El motivado es bastante parecido al convencido, pero éste a excepción del anterior, va más allá de las palabras y de los discursos, es mucho más evolucionado. Tanto más que muchas veces podría pecar de comprometerse sin poder atender a todos los que le piden sus servicios, no da abasto. Habla de “mi equipo”, “yo y mi equipo” pero es sólo él y su novia que algunas veces atiende el teléfono o lo acompaña a reuniones. Posee visión de negocio y de futuro, pero su talón de Aquiles podrían ser la ansiedad y el desorden con el que va creciendo, porque prefiere saltar diez escalones para subir en vez de uno a la vez.

El emprendedor resiliente: Un personaje digno de admiración, pero no por su éxito, sino por las veces que ha caído y se ha vuelto a levantar. Ha sufrido estafas, ha prestado dinero (jamás se lo han devuelto), ha sido aval (obviamente también estafado), inició el emprendimiento con su mejor amigo y éste en la mitad del camino lo abandonó debiéndole la mitad de todo, ha hipotecado su piso, tiene más de dos préstamos en distintas entidades financieras y por supuesto, ha contratado a su equipo y se comprometió tanto con ellos que aún no tiene un sueldo porque prefiere pagarle a su gente. Este es un caso que realmente merece todo tipo de premios, principalmente al de buena gente, pues como estas personas hay pocas. Son emprendedores que actúan más con su corazón que con su razón.

Ya puedes ir leer la segunda parte a través de este link.

Entradas recientes